Este blog funciona mejor con
Google Chrome

28 abr. 2017

Besos en el S. XIX (Un datito)


En torno a lo que voy a describir aquí, es acerca del S.XIX de Inglaterra.


Una cosa que con frecuencia verás en las miniseries dedicadas a los libros clásicos es, que si en ellas ha de aparecer un romance, de seguro que tarde o temprano te plasmarán en pantalla un beso de película. Te voy a decir una cosa acerca de los besos que yo no he estudiado y lo he sacado por deducción al leer libros clásicos y ver miniseries dedicadas a los clásicos. Los besos entre dos personas que se atraen en los S. XIX (hablo de este siglo porque es con frecuencia los libros y mini series que más veo) es algo difícil de realizar porque, aunque ahora pareciera que vamos regalando besos por doquier y hoy en día cada vez se desvalora más eso de dar besos en los labios, antes (y yo pienso exactamente igual, llamadme radical, para mí en estos tiempos en un piropo, me hace sentir cuerda) un beso entre un hombre que cortejaba a una mujer con intenciones totalmente honorables era casi como estar ya comprometidos, para la boda quiero decir. Es sellar el pacto de “Con este beso te voy a desposar”. 

Sí, porque pedirle permiso a la dama para ser cortejada incluía entre líneas el hecho de que el cortejo acabaría en boda. Antes no existía el ahora de "Yo quiero solo contigo esta noche que mañana tengo planes de acostarme con otra" o el tan usado "Mira, vamos a probar y si no nos va bien pues tú con tu madre y yo con la mía" Por supuesto que pasaba, pero si un hombre tenía que desfogarse, habían mujeres "no decorosas" que se prestaban para tal fin, pero por lo general esto sucedía así. Y volviendo al principio de este párrafo, sí, él debía de pedirle permiso para ser cortejada, me temo que ahora se lleva eso de seguir a la mujer por la calle pegándole gritos y tirándole chistes obscenos. Por lo que el hombre enviaba una tarjetita con sus honorables intenciones y quedaba a la espera de la respuesta de su dama soñada, la cuál no podía mostrarse muy ansiosa para no parecer desesperada, ni poco ansiosa para no desanimar a su admirados.

¿Puedo tener el placer de escortarla a casa esta tarde? Si puede ser, mantenga esta carta. Si no, por favor, ¿podría senrtarme en la valla y verla pasar? Estrictamente confidencial.

De segundo que era difícil de dar besos cuando amabas a alguien porque las mujeres no debían de ir solas a ningún sitio de la puerta de sus casas hacia fuera y cuando el hombre se declaraba querer cortejar a una dama ¡aún con esas, no estaban solos! ¿Qué pasa si perdía su virtud y ningún hombre la quería ya? (Porque la mujer debía de estar impolutamente intacta, el hombre daba igual, de hecho, cuando más experimentado, mejor) De lejos vigilantes estaban o bien la madre, la hermana, el padre, la amiga, la niñera… Alguien, pero nunca solos, guardar la virtud de la mujer y dar lo más preciado para siempre a un único hombre era importantísimo.

Otro dato para el que no esté muy puesto, ya os digo que yo todo esto lo he sacado de leer literatura clásica y mini series ambientadas en dichas épocas, es que el beso era el último paso a dar, antes de los besos existía la excitación de el roce de manos al caminar, por ejemplo. Quiero destacarte, querido lector, que el contacto físico en aquella época entre hombre y mujer era muy escaso, a excepción de buenas amistades que no se prestasen al cotilleo en el pueblo cuando fueran vistos agarrados del brazo, por lo que, como todo ser humano, la atracción física que tanto se restringían, era la primera cosa que se deseaba cuando se estaba enamorado. Se deseaba y buscaba un motivo, por torpe que fuera para sostener la mano de la dama cuando subía o bajaba del carruaje, acariciarle la mejilla mientras se le retiraba un mechón de pelo de la cara o el tacto de la espalda al dirigirla al caminar. Motivo demás que los bailes también fueran algo tan deseado, en los bailes había cercanía, roces, conversaciones, miradas... (Todo eso sin la necesidad de restregar culo con culo en las discotecas)

Por lo tanto los besos era el deseo más ardiente que florecía cuando todo esto ya estaba gastado y se deseaba ir más allá, pero el beso era lo último que debía de hacerse.

Por supuesto que esto era un ensoñación para las damas que se permitían el lujo de soñar con el amor, ya que si nacías sin fortuna debías de buscar un matrimonio ventajoso (como diría mi querida Sra. Bennet) Pero si en el proceso quedabas perdidamente enamorada de él y él de ella, bueno, ¿qué hay más hermoso que un amor correspondido?

21 abr. 2017

Somos más ovejas que monos.


 
A menudo nos encontramos en la Biblia que Dios se refiere al ser humano como ovejas y hasta parece que nos trata con similitud. Cuando hablamos de la Biblia, hemos de ponernos en contexto con la situación y el tiempo en que fue escrita y por los tiempos en que Jesús caminó sobre la tierra, el pastoreo de ovejas era un trabajo común. (Algo que se puede aplicar a la vida moderna al respecto del por qué vamos como manada de ovejas a muchos sitios)

¿Por qué nos compara Dios con las ovejas?
1 Están siempre indefensas contra los depredadores.
Puedes ver como un camaleón se camufla con el ambiente, un gato saca las uñas para arañarte, el lince corre a grandes velocidades y el perro saca los dientes y te muerde. ¿Qué hace la oveja? Beee. Parece ser que las ovejitas no tienen arma defensiva. Nosotros tampoco, nosotros nacemos desnudos y nada va añadido a nuestro cuerpo como arma.

2 Son animales muy torpes.
A la vista está que el ser humano tropieza sobre sus mismas piedras una y otra vez, una y otra vez. Sabemos tomar decisiones equivocadas y nos metemos en camisa de once varas.

3 Son seres totalmente dependientes
No somos libres porque somos esclavos de nuestros propios deseos. Siempre andamos deseando algo en la vida, material o no. Siempre buscando la compañía de alguien, que nos proteja, que nos ame, que nos dé seguridad. Las ovejas también está siempre dependiendo de su amo, a dónde él las conduzca, allí van ellas.

Después de ver estos tres términos ¿Qué le pasa a una oveja sin pastor?
Si dejas sola a la oveja caerá por el precipicio, se acercará a los barrancos y los lugares más espinosos.

¿Qué hace un buen pastor?

El Señor es mi pastor,nada me faltará.2 En lugares de verdes pastos me hace descansar;junto a aguas de reposo me pastoreará.3 Él restaurará mi alma;me guiará por senderos de justiciapor amor de su nombre.4 Aunque pase por el valle de sombra de muerte,no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo;tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

He aquí el Salmo 23 donde Dios hace el papel de un pastor y nosotros las ovejas.
Hay más ejemplos en:
 Juan 10
Ezequiel 34:31


13 abr. 2017

Kingyo Sukui



 No me cansaré de decir, que si te gusta Japón, ver animes te ayudará a descubrir muchas verdades. Me refiero a que con los animes, puedes descubrir muchas de sus costumbres, pues hay muchas cosas que son verdad. En este caso, verás como con las imágenes que ya has visto aquí sabes de lo que te estoy hablando. ¡Sí! En muchas fiestas de verano donde se van con yukatas, que hay puestos de comida, fuegos artificiales… seguro que habrás visto entre tanta gente algún niño en cuclillas, asomado a un pequeño estanque de peces, con una palita en la mano intentando coger uno. ¡De ese juego te estoy hablando! El que tiene por el nombre, el título de esta entrada. Kingyo Sukui 金魚すくい

Primero vamos a destripar la palabra para entenderla y quedaría así:
Kingyo: pez dorado
Sukui: atrapar
Y ya no es muy difícil de observar, en qué quedaría y lo que evidentemente significa. Atrapar pez dorado


Uno se pone en cuclillas, sujetando un bol con una mano y en la otra sostenemos una paletita de plástico y el aro del centro de papel poi. (Creo que ya has visto la trampa su sabes la durabilidad que tiene el papel cuando hace contacto con el agua) Sin embargo, he ahí el juego. La rapidez entra en acción si quieres atrapar uno de esos peces dorados y echarlo velozmente al bol antes que su base de papel, se quiebre. El juego continúa aunque una parte del aro de papel se rompa, pero cuando ya no quede nada, el juego habrá terminado. Tengas o no un pez en tu bol.


Sin embargo, aunque la diversión reside en tu destreza, no es de extrañar que en muchos puestos, el tendero te regale un par de peces si al final no has conseguido llevarte ninguno. Pero si eres de los que ha podido coger muchos, entonces otros premios especiales te esperarán. También puedes pagar un poco más del precio que te pidan y así conseguir un aro de papel más resistente. Cierto es que verás a muchos niños riendo con este juego (o llorando si se les ha roto el arito de papel mucho antes de lo que esperaban) pero es una atracción que está dirigida a todos los públicos.



Aunque es un juego que no te da mucha competitividad, porque lo ha de jugar uno solo, también hay un campeonato nacional en Japón para competir con otros jugadores. Un juego que, por lo que he leído por Internet, se remonta a la Era Edo. Por el 1810. ¿Lo has jugado alguna vez allá en Japón? Si es así, espero que me puedas aportar algo más.

7 abr. 2017

Amor incondicional, puro y no recíproco.

  Qué fantástico y maravilloso puede ser el amor...

Con los años uno aprende a apreciarlo, a quererlo, a alimentarlo y sin darse uno cuenta, a compararlo con el amor que sienten los demás entre ellos. No para criticarlo, sino para aprender de ellos (o eso deberíamos de hacer en vez de vivir en una constante carrera de competencia de quién tiene el mejor caballo).
Los pasados días, queriéndolo yo, estuve comparando "amores" pero del amor que quiero hablar es el de la gran y sagrada institución del matrimonio, aunque lo que vaya a decir puede valer para verdaderos incluso en una buena y arraigada relación de amistad.

Lo primero y ante todo, que cuando amas a alguien (y si no es así lo que voy a decir, yo me atrevería a decir que no es amor) lo primero que sientes, como una necesidad es el DAR, qué palabra tan difícil de cumplir hoy en día... nuestra mente siempre corriendo a pensar "pero ¿recibiré algo a cambio?"  En todo momento pensamos en hacer feliz a esa persona sin importarnos en un ningún exacto momento en si el acto que vamos a hacer nos será devuelto, porque nuestro mayor pensamiento es el hacer feliz a esa persona. A eso se le llama "amor incondicional" Es el mejor amor que podríamos dar siempre y no de forma egoísta siempre pensando en que nos devuelvan lo que estamos dando. ¿No lo has dado acaso por que quisiste hacer feliz a esa persona? Y cuando esta fue feliz cuando vio todo lo que le estabas dando con tu amor, ¿no te hace eso a tí feliz? ¿Para qué andas entonces exigiendo que también te den?

Yo me casé porque amo a mi marido y quiero hacerlo feliz, pero no me levanto cada mañana pensando en hacerle el desayuno y llevárselo a la cama para que a lo largo de la mañana él haga también algo por mí. Nuestra condición egoísta lo estropea todo. Yo miro por mi marido y soy feliz cuando lo veo feliz y si ando todos los días esperando a que me devuelva todo lo que yo le doy, entonces llegaría un punto en que ya no haría las cosas con amor, las haría esperando un beneficio propio. Eso es egoísta y el amor no es egoísta. El amor se sacrifica por la felicidad del otro y eso a la otra persona no lo hace infeliz, porque en su sacrificio ve la felicidad de su pareja, supongo que entonces ya no se le puede llamar "sacrificio" dado que no le ha costado nada hacerlo, porque el amor no cuesta darlo.

Yo fallo como todo el mundo, no vayan a pensar que escribo esto como que soy la persona más perfecta de la tierra, la perfección no existe aquí y el que se crea perfecto ya está pecando de vanidoso y eso rompe su imperfección. ¿Lo ideal? Que todos los días de tu vida vivieras ese amor incondicional que sentías la primera vez que te enamoraste de tu pareja, siempre con la necesidad de verla/o, de conocerla/o, de escuchar lo que tiene que decir, de atenderla/o para que no le falte de nada, respetándola/o, amándola/o y no esperar nada a cambio salvo esa sonrisa que te hace estallar el corazón.

Es exactamente lo que Dios hace por nosotros. Su amor es el más incondicional y puro que existe. Gente blasfema, gente lo odia, gente que pasa completamente de él... y ahí está, Dios saca el sol siempre todos los días para justos e injustos, lo hace por que te ama y no espera tu "gracias" en respuesta.
Amen.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...