Este blog funciona mejor con
Google Chrome

26 feb. 2016

My fair lady [Película]

My fair Lady (1964)
Director: George Cukor
Duración: 170 min.


Argumento:

Henry Higgins, un hombre vanidoso que se cree mejor que cualquier otra persona. Crea con pasión la apuesta que a su nuevo amigo el capitán Pickering le lanza de moldear a una vulgar y mal hablada vendedora de flores llamada Eliza Doolittle para enseñarle modales y sofisticación y pasados seis meses, presentarla en el baile más importante de la temporada y demostrar que nadie podría compararla con lo que antes era.


El comienzo de esta película es esplendoroso, con ese despliegue de faldas y sombreros. De una elegante sociedad que se reúne en la calle esparciendo las damas sus sedas y los caballeros, decoro y respetuosidad por las mujeres. Este magnifico cuadro de elegancia y glamour en la noche, se verá interrumpido por la aparición de una mujer que hace daño a los oídos con su vocabulario y modales, pero solo tienes que:

Leer los subtítulos de esa primera canción
Si sabes inglés, ir entendiendo
Si han doblado la canción a tu idioma, escuchar atento.



Porque te irá preparando ante los sentimientos de una pobre Eliza Doolittle.
Eliza Doolittle es la protagonista de esta historia cómica con pequeñas dosis de romance. Ella es una harapienta y vulgar vendedora de flores, que ante los oídos más sensibles y educados, ella es una aguda voz que rompe la sofisticación con su mal vocabulario. Pues, no puede ponerse frente a la salida del teatro diciendo que es Probe (pobre) y querer dejar indemne a la alta sociedad. Con sus insoportables graznidos



Nos situamos en Londres, es una noche lluviosa de 1912 y Eliza sigue rondando las calles buscando quién quiera comprar sus flores, cuando un excéntrico lingüístico llamado, Henry Higgins entra en acción y se cree tan bueno en su profesión que no puede evitar hacer una apuesta con su recién y nuevo amigo, el Coronel Pickering. Él, Henry Higgins, moldearía a aquella vulgar mujer, desecho de la sociedad y la convertiría en la mujer más refinada de la alta sociedad. Sí a ti, hoja de col pisoteada. ¡A ti, deshonra de la noble arquitectura de estas columnas! La presentaría ante todos y nadie podría sospechar que aquella mujer, hubiera sido seis meses atrás, una ordinaria vendedora de flores. Un insulto viviente de la lengua inglesa.


My Fair Lady es la adaptación cinematográfica del musical teatral homónimo, que a su vez se había basado en la obra teatral Pigmalión de George Bernard Shaw. Rex Harrison y Julie Andrew en Brodway (¡Viva la originalidad!), ya sabes lo que ello conlleva, si no estás dispuesto a escuchar una historia entonada a varias voces, entonces no estás viendo la película apropiada, aún así, me arriesgaré al recomendártela. ¡No porque sea un clásico! ¡No porque la corone la tan famosa y excelente artista Autrey Hepburn! Te la recomiendo porque creo que es una película que te hará pasar un bonito rato.


La transformación de inmundicia de Eliza Doolittle a gran señorita, respetable con un vestido que quita el hipo. Es extrema, divertida, entretenida y educativa, porque de paso, se nos podría meter bien en la cabeza, que nuestro idioma tiene un amplio vocabulario y muy rico en sinónimos, que podríamos utilizar y de paso, hablarlo como personas que somos, evitando los tacos y coletillas. o(Ù.Ú)o



Yo realmente, opino que esta película la valoraría mucho, infinitamente más de saber un inglés fluido, pues los muchos errores que comete Eliza, al hablar con el doblaje se pierden y un caso clarísimo del que siempre estaré agradecida a mi padre de habérmelo contado el día que la vimos es la tan famosa frase de La lluvia en Sevilla es una maravilla Pues en dicha parte, sinceramente, creo que más de uno no entenderá en absoluto el porqué el profesor Higgins la hostiga tanto en que diga bien la frase, cuando escuchamos perfectamente que no hay fallo alguno. SIN EMBARGO si la escuchamos en versión original escucharemos claramente como el profesor le insta a decir Rein (Rain: Lluvia) y Eliza insiste en decir: Rain tal y como se escribe (así como todo el sonido de la frase donde bien dicho suena en una rima de sonidos acabados en ein (rein, Spein) pero que ella insiste en acabar con una rima de sonidos en ain) Hasta que por fin ella lo dice de modo correcto. ¡Pues como este fallo! Seguro que muchos más al comienzo de su educación, e incluso en las canciones que ella canta.


La actuación de Audrey ni cabe decir, lo distinta que es a su acostumbrado Glamour en pantalla, en sus otras obras (Vacaciones en Roma; Charada; Sabrina) Aquí se presenta haraposa, con la cara sucia, encorvada, dando gritos sin ton ni son. Con un comportamiento infantil y muy falta de todos los modales. Su transformación nos lleva a la actuación que ya nos ha mostrado tantas veces en pantalla.


Eliza con su carácter aniñado, con el desparpajo de sus ágiles movimientos y la gran vanidad de Henry chocan, lo que hace la relación más divertida y atrayente, incluso para ellos mismos. Con momentos que te harán sonreír, tanto así que Eliza le dedica una canción en medio secreto mofándose de él con gran desparpajo y energía cantando Just you wait o cuando Henry no se oculta para insultarla aireando todos sus malos defectos y hábitos.

Alfred P. Doolittle es el padre de Eliza, un borracho, pero simpático hombre que no duda en vender a su hija a cambio de un cheque. Creo que sus escenas se alargan bastante y podrían haber recortado más, pero Alfred le da otro aspecto cómico al musical y de paso nos muestra el poco interés que tiene por su hija.


Entre los cincuenta y los sesenta hubo una lluvia de musicales, entre otros: Cantando bajo la lluvia (1952); Los caballeros las prefieren rubias (1953); West side story (1961); Sonrisas y lágrimas (1965); Mary Poppins (1964) o Funny Girl (1968) My Fair Lady entró dentro de este gran meteorito de canciones y estrellas de Brodway. En cambio, carece de tantas escenas de coreografías, como otras. Es más cercano al teatro e importan más los diálogos y la evolución de personajes que los bailes.


La banda sonora sigue siendo a día de hoy reconocible, I clould have dance all night (esta es mi favorita) o With a Little bit of luck pues siguen saliendo artistas que la cantan. Elevan las actuaciones, las sensaciones y hasta pareces estar refrescándote entre tantas flores.

Creo que Cukor supo filmar con sutileza e ironía, a la alta sociedad en el hipódromo de Ascot con sus chismorreos, hipocresías e intereses sociales. Con todo ese Glamour, los ricos vestidos femeninos de siluetas fluidas, con curvas marcadas y el talle bajo del pecho. Con sombreros grandes y ornamentados. La totalidad de la elegancia inglesa en todo su esplendor. Momento ideal para que Eliza cometiese un pequeño error ¡¡Vamos Dover, mueve ese cochino culo!! Aunque Higgins sonríe porque desprecia la pretenciosidad aristocrática.


Curiosidades:

Tuvieron la oportunidad de entregar el papel protagonista a Julie Andrew. Se sabía el papel, ya había actuado antes como Eliza y habría podido cantar sus propias canciones, pero el estudio aprovechó la gran popularidad de Audrey en ese momento para escogerla y muy poco sabía ella cuando la cinta llegó a los cines que no era ella quién cantaba. Habían contratado a una soprano para que grabara sus canciones. Pese a todo, la película tuvo un grandísimo éxito, fue ganadora de 8 Oscars y recaudó una hermosa cifra.




12 feb. 2016

Book tag-- Las cuatro estaciones

Tan sencillo como recomendar un libro por cada estación.
Bien porque la historia de cada uno es desarrolla en una de las estaciones (o en su mayoría)
O bien porque tú lo leíste en cierta estación y lo crees aconsejable. Yo por mi parte, te aconsejaré dos libros para que puedas elegir.



PRIMAVERA
En este mes donde la sangre se altera (y de esta alteración, nació este bombón xD) los pájaros se enamoran, todo parece tener sabor a fresas con chocolate y las parejas solo saben rondar por los lugares más inoportunos, donde hay algún desafortunado buscando el amor, yo te vengo a recomendar dos novelas llenas de suspiros de corazones.
Ojalá fuera cierto de Marc Levy. Puede que recordéis la adaptación, pues el libro tiene mucho más para daros, además de romance, un poco de intriga y sobretodo, un protagonista lleno de sensibilidad, encanto, pasión por la vida y lecciones para darnos.

Si eres de los románticos, amante de una prosa elaborada y que sabe leer entre líneas, yo te recomiendo este clásico: Persuasión, de mi querida Jane Austen. Una historia de amores encontrados en el pasado y que tras una dolorosa ruptura persuasiva, se reencuentran años después y habrá, nuestra protagonista, de asumir decisiones e intentar que la vocecita que la persuadió en el pasado, no vuelva a interferir en su presente.


VERANO
Para el veranito, donde las vacaciones son tomadas para descansar, creo que lo mejor sería tener entre manos, no solo un libro refrescante, sino breve, porque la familia (y los lugares que visitaréis) os tendrá más ocupados. Así pues, mi primera recomendación es: La casa maldita de Bárbara Wood. Tiene un poco romance, pero está en un segundo plano. Lo que aquí se trata es, el misterio que entraña la casa Pemberton y sus habitantes. Esa maldición que los acoge a todos sin piedad.

Y mi segunda opción se centra en: Peter Pan de James M. Barrie. Es un cuento breve que nos despertará a nuestro niño/a interior. Lo leeremos rápido y de este modo podremos seguir disfrutando de nuestras vacaciones, que si las pasas con niños pequeños (sobrinos, hijos, hermanos…) podréis jugar con ellos a indios y piratas. Y ya de paso habréis leído un clásico de la literatura y el cine.


OTOÑO
Yo comencé los libros de Harry Potter de J. K. Rowling en esta estación, porque la mayor parte del curso en Hogwarts se pasaba en meses más de manga larga que corta, así me sentí identificada cuando lo empecé acurrucada en mi sofá. Además de que la historia cada vez se vuelve cada vez más y más oscura, por lo que el verano y la primavera no van mucho con él (creo yo) Entonces, lo dejé para el otoño, como un intermedio, ya que para el invierno, esta historia tiene clareos de luz en su oscuridad y no es en definitiva, todo tan negro como parece. (Ahí lo dejo… *guiño y guiño)

Si por el contrario no deseas comenzar una saga de siete libros, entonces te envío uno solo. Stardust de Neil Gaiman. Es un libro breve, de fantasía. Donde te podrás ausentar de tus problemas diarios para zambullirte en un mundo de hadas, mago, brujas, hombres extraños, estrella que caen del cielo… Junto a la magia del otoño, creo que podrías disfrutar de este libro.



INVIERNO
Ahí cuando estés en el braserito, pensando en todo el frío que hará fuera. Que probablemente sea ya de noche cuando comiences a leer, después de una jornada larga de trabajo. Entonces te entrego un cuento breve, pero que si prestas atención, te dará una gran lección para vivir mejor la vida. Cuento de navidad de Charles Dickens. Ya sé que hay multitud de adaptaciones, pero puede que, después de haber visto tantas quieras leerte la verdadera y original historia de este autor británico.

Mi segunda opción, es El enigmático señor Quin, de Agatha Christie. Te prometo que en tensión será todo el libro, no porque ya sepa que habrá un crimen que resolver. De hecho ese será el menor de tus problemas. Ese Harley Quin será el que te tenga en vilo toda la novela. Sus encantadas palabras, sus misteriosas apariciones (y cuanto más las desapariciones)

Y hasta aquí mis recomendaciones, espero que alguno sí que pueda probar a leer algunos de estos fantásticos libros, claro que todo es muy subjetivo. Espero que alguien coincida conmigo je,je.

5 feb. 2016

La importancia del Bambú



Te voy a decir una cosa. Si quieres plantar bambú en la terraza de tu casa para este año, yo de ti hallaría la manera de regresar al pasado para plantarla siete años antes... xD


Sembrar bambú, no es apto para personas impacientes que desean ver el crecimiento cada día como el que planta lentejas. No retoñitos míos. No. La planta del bambú había de ser trabajo de chinos. En este caso nos situamos en Japón. Estos nipones siempre con sus filosofías, con su paciencia, con su labor para cuidar un bonsai, hacer una ceremonia del té o aprender Ikebana.


El bambú lo plantas hoy, lo riegas y abonas durante siete años para que al llegar a éste tiempo, al séptimo mes, te crezca durante seis semanas ¡30 metros! Sorprendente ¿cierto? Yo sería una no apta, pero puede que mi amor a Japón rompa barreras xD Por lo que te pregunto: ¿Creció el bambú en seis semanas? No, estuvo creciendo durante siete años.



Con esto no estoy diciendo que durante esos siete años la semilla estuviera durmiendo. No. Pese a su apariencia inactiva, la semilla estaba tejiendo laboriosamente un sistema de raíces que la mantendrían para cuando diera el estirón. Ya había comentado la filosofía preciosa de la flor de Loto. El Bambú también tiene, pues "El crecimiento interno, también lleva su tiempo. Después se ven los frutos"

Puedes creer estar haciendo la misma tarea casi inexistente para los demás durante seis años, hasta que el año séptimo todo cambia y comienzas a ver un cambio. Es como la historia de la paciencia, esa de la que tanto carecemos porque queremos las cosas en el acto.




Si tienes móvil, también tienes mi blog ♥


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...