Este blog funciona mejor con
Google Chrome

31 mar. 2017

¡A menudo!





A menudo olvidamos que la disciplina y el amor van de la misma mano, aunque muchas veces duela.

A menudo culpamos a Dios de nuestras situaciones aunque no le hayamos tenido en consideración en el momento en el que tomamos esa decisión que nos llevó a la tan desagradable situación actual.

A menudo queremos hacer ver que somos más pobres que nadie, cuando nosotros mismos donamos ropas que no nos vamos a poner más, para darlas a los pobres más necesitados.

A menudo nos justificamos diciendo que hay distintos escalones y grados de pobreza. Por eso el que tiene una televisión en casa es pobre y el que no la puede tener es… ¿aún más pobre? Solo hay ricos y pobres.

A menudo alimentamos lo que tanto daño nos hace y no resistimos la tentación de culpar a otros.

A menudo cuando estamos criticando a los demás queremos ensalzar nuestras virtudes, pero nos olvidamos de nuestras propias faltas.

A menudo olvidamos levantar la cabeza de nuestro ombligo para ver que no estamos solos en el escenario en el actuamos y que la gran verdad que nadie nos enseña es que el escenario no es la función que nosotros representamos y el resto el público, sino que en el escenario estamos todos y nos vemos los unos a los otros.

A menudo pasamos tanto tiempo mirándonos en el espejo que no encontramos nunca la suficiente satisfacción de vanagloriarnos como para abandonar dicha tarea y mirar a los demás.

A menudo olvidamos que el único modo de alcanzar la humildad es matar al egoísmo en el proceso.

A menudo olvidamos que en el verdadero y puro amor no existen los celos, ni las mentiras, ni espera nada a cambio por muchas justificaciones que demos.







24 mar. 2017

Campanas...




A menudo las campanas de las iglesias molestan cuando son tocadas a deshoras que nos impiden realizar una tarea. Repiquetean y redoblan sin cesar llamando a las personas a buscar refugio en las iglesias. Ellas suenan y son golpeadas con afán, esperando ser oídas más allá del molestar que causen en mitad de la hora de la siesta o temprano en la mañana. Muchas veces, depende de la iglesia que sea, si el cielo está encapotado, sientes una fría brisa que acaricia tu rostro, la calle está un poco desierta y la estructura es tan antigua que no desentona con el entorno puedes sentir miedo. Puedes casi alcanzar a escuchar una grave voz llamándote y más que empujarte hacia las puertas sagradas, el Ding-Dong te hace querer alejarte de ellas.

Pero las campanas también tienen otra función, pueden jugar otro papel, si así lo deseas ver. Las campanas no solo repiquetean y son golpeadas para llamar feligreses a la búsqueda de una mejor vida espiritual, hay campanas en vidas más rurales que suenan en las granjas para anunciar a los trabajadores que es la hora de comer. En pueblos más pequeños se pueden ver en los colegios para la hora del recreo o incluso en las casa más señoriales donde la Señora llame a su criada con una de estas en un tamaño muy reducido (a día de hoy, yo he sido testigo de algo así)

A menudo, el sonido de las campanas nos hace llenar nuestras mentes de bancos llenos de gente rezando ante imágenes, iglesias en penumbra, silencios que se rompen con susurros y si lo asociamos a esta idea mayormente, si pensamos que en la campana como un llamado espiritual, será también que el redoblar de las mismas sea como una gigante y poderosa trompeta que nos resguarda del mal. Las campanas pueden ser un arma, una poderosa arma de destrucción masiva para el mal que nos rodea cuando estas suenan. Es como la simulación de las ondas del repiqueteo fuera un manto divino que nos resguardara del mal.


Se dice que la primera campana, la primera de todas, fue construida para protegernos del mal. 
Un arma de paz para tiempos de guerra interior.

17 mar. 2017

Saga The Vampire diaries [libros]

Saga The Vampire Diaries:
Despertar 01
Conflicto 02
Furia 03
Invocación 04   
Autora : Lisa Jane Smith.






Puede que por el título no lo hayáis adivinado (salvo los que ya conocieseis el nombre real de la serie) Esta serie de libros, cuatro en realidad, son la base en la que se asienta la famosa serie Crónicas vampíricas. Como me gusta hablar con causa de conocimiento (siempre que mi cerebro y mi boca se pongan de acuerdo) pues quise leerme los libros, pero creo que no me disgustaría ver la serie ya que he leído bastante por Internet que ésta, se distancia mucho de los libros, pero si guardan aunque solo sean la esencia, seguro que tiene que estar muy interesante.

No sé realmente lo que habrán hecho con la protagonista Elena Gilbert, ya que me sorprendió mucho leer que era una protagonista totalmente atípica para mí. Siempre he visto en las películas escolares americanas que la manda más, la guapa, la reina de las fiestas, la que tiene el novio más guapo, etc,. Es la mala de la película, bueno, Elena en esta saga resulta ser exactamente todo lo descrito anterior, salvo por la anotación de que no es la mala de la película. Puede que un poco egoísta y que siempre anda consiguiendo lo que se propone aunque dañe a otras personas, pero su persona cambia a lo largo de las páginas. Es una exuberante rubia, que vive con su tía, su prometido y su hermana pequeña porque sus padres habían fallecido. Elena se encuentra en estos momentos algo perdida en su vida, pero tiene dos muy buenas amigas que la ayudan en todo lo que puedan. Ellas son Meredith, una joven reservada, callada, que le gusta observar más que actuar y Bonnie, una pelirroja sensible que ha heredado el don de su abuela como médium.

Actualmente, Elena tiene novio, Matt, pero va a romper con él porque, aunque es muy mono, siente que no hay una verdadera chispa de amor entre ellos. Justo cuando decide romper con él y éste no se lo toma tan mal, aparece un nuevo chico en el instituto e inmediatamente Elena siente el deseo irrefrenable de conocerlo y tenerlo, pero este chico hace cosas extrañas, él está de espaldas a Elena, pero esta puede ver como en el momento en que el joven nuevo está hablando con la directora de algo importante, ésta se revoluciona y no para de gesticular, acto seguido el chico nuevo se quita las gafas de sol y la directora queda inmóvil unos segundos, con la mirada ida y comienza a actuar de forma automática y sin sentimientos. ¿Quién es este chico nuevo? Lo único que Elena ha podido averiguar de él es su nombre. Stefan.
 
La llegada al instituto de este arrebatador joven revoluciona a todas las chicas, incluida Caroline, la antigua buena amiga de Elena que, por motivos que desconocemos se ha vuelto enemiga y ahora quiere robarle el trono a Elena en el instituto, ser la reina del baile y quedarse con Stefan. Elena no está en el mejor momento de su vida y decide dejar un poco de lado a su antigua amiga y visitar la tumba de sus padres en el cementerio. Sus dos buenas amigas van con ella y cosas muy extrañas comienzan a suceder, un fuerte viento, unos susurros, sombras tenebrosas y un pacto sellado en sangre donde Meredith y Bonnie juran ayudar en todo lo que Elena les diga para obtener a Stefan. El miedo las lleva corriendo a través del puente donde de pronto, todo se calma y a otra mañana se les anuncia que, debajo de ese mismo puente, se había encontrado a un hombre muerte, sin una gota de sangre y la garganta desgarrada. Todos dicen que ha sido un animal.

La idea de la autora fue la de hacer una trilogía y bien está lo que bien acaba, pues cualquiera que se lea los tres primeros libros puede apreciar que la historia acaba muy bien, con todos los cabos cerrados y nada de dudas. Por lo que leí por Internet, los fans querían más, así que un año después L. J. Smith sacó una cuarta entrega que incluyó en la saga, por eso mismo me lo he leído, pero de igual modo que el que apreció que en tres libros todo estaba acabado, también puede apreciar que Invocación, el nombre de la cuarta entrega es puramente relleno, otro modo de estirar el chicle con un final arrebatado donde no explica el último hecho de Elena, pero que le da el gusto a todos de tener un Happy End. A mí me satisfizo, no voy a decir que no. Pero era absolutamente innecesario. Ahora, para los que se hayan quedado prendados y enamorados de esta historia, tienen para seguir inflándose con los seis Spin-off que hay detrás de estos cuatro primeros volúmenes.

Es una historia llena de acción, sorpresas, con algunos giros inesperados y mucha sangre… ahora recuerdo por qué mi reticencia con la serie, no sé si tendrá mucha sangre “Blood, blood, blood

          Reseña con Spoilers:

Nos encontramos con una historia donde se utiliza el recurso del triángulo amoroso para atrapar al personal y hacernos pensar de vez en cuando, si Elena se podría quedar con Stefan o con Damon.  No me ha disgustado (para lo que muchas veces me suele disgustar) ya que no ha sido muy indecisa la mujer y eso me ha gustado. Su fijación por Stefan le ha hecho resistirse por la dura atracción de Damon. Sí que era amor.

Creo que era lo más obvio del mundo que Elena se convirtiera en vampiro, claro que me sorprendió el modo en que lo hizo y la reacción a su despertar. En verdad creía que ahora se girarían las tuercas y se haría novia de Damon, Stefan me daba demasiada pena, ser vencido por el superficial de su hermano. Por suerte, después de dormir recuperó la cordura y uno de sus diarios para recordarlo todo y con ello, el amor profundo por Stefan.

Si bien el final no es lo que todos esperábamos, que Elena muriese no me sentó tan mal. Solo poquito de nada, luego comprendí que era un sacrificio necesario aunque lamento que fuera como un castigo para los hermanos Salvatore. No pudieron hacer nada por Catherine y ahora tampoco por Elena. Catherine, que por cierto, fue toda una sorpresa, me dejó a cuadros su aparición.

De la historia de la cuarta entrega, ahora los protagonistas son las amigas de Elena y gracias a Bonnie y su don podemos encontrar a Elena, pero ¿alguien sabe por qué al final se vuelve humana? ¿Es algo así como una recompensa por su buena fe de ayudar a sus amigos? La escena de todas las almas inquietas del cementerio me la iba imaginando fascinada, pensando a la vez, si en la serie la meterían en algún momento, porque tiene que ser asombrosa. El final… bueno, nos dieron a todos la sonrisa de poder tener el reencuentro de Stefan con Elena y que ellos no se separasen más. Muy tierno y aprovechable si vas a estirar más el chicle.

          Final de los Spoilers:


Creo que ha sido una saga muy entretenida, de amor paranormal, mucha acción y misterio. Fácil de leer, como toda la literatura de hoy día. Amena, con prisas, pocas descripciones y vocabulario fácil. Con un poco de Crepúsculo, otro poco de fantasmas, algo de sangre por todos sitios y días nublados y cerrados. Ideal para leer en invierno, lloviendo, con cielo gris, tapada hasta las orejas y abundante imaginación. 



10 mar. 2017

Ganando en mitad de la batalla

Iván Aivazosky
  

Mi Señor me enseña a luchar en mitad de la tormenta y a no dejarme llevar por el miedo de las olas que están a mi alrededor acechando para derribar mi barco.

Mi Señor me da las fuerzas en el momento más álgido de la tormenta, cuando mis fuerzas ya no pueden sostener la gruesa cuerda que sostiene el mástil más importante de mi barco y mis manos están llenas de heridas y quemadas por la fricción de la cuerda en mis manos, entonces yo me abandono, suelto la cuerda casi desfallecida y él la agarra por mí.

Mi Señor me da la paz para que yo me vaya a descansar mientras las olas inundan mi barco, mientras las velas son rasgadas por el poderoso viento y no me da temor escuchar el crujir del barco en son de queja mientras voy a mi camarote, porque sé que mi Señor está cuidando de todo y que yo no me tengo que preocupar.

Me voy a la cama y encuentro sus manos, esperándome en forma cóncava para resguardarme del aire que se cuela por entre la madera; me tapo con su gruesa manta de paz, que me permite conciliar el sueño y duermo cuando todo a mi alrededor parece que se hunde y se desquebraja, porque el Capitán de mi barco es Mi Señor y estando segura que él es mi Capitán y mi timón. ¿De qué temeré?

Mi Señor cogerá la ruta más segura para mí aunque yo no entienda que tengamos que pasar por mitad de la tormenta, porque él sabe lo que es mejor para mí.


Ahí descansaré…

3 mar. 2017

La puntualidad --> ¿Normalidad o falta de respeto?

Una vez una persona sierva de Dios fue invitado en una ciudad para hacer una serie de conferencias al respecto de la Biblia. Debía de estar un tiempo y todos los días hablar sobre algo distinto. Él y su mujer estaban muy contentos porque mucha gente venía, pero el día donde él debía de tratar sobre el tema de "Las ofrendas y diezmos" muchos asientos estaban vacíos. 


No sé si voy a tocar alguna fibra de algunas personas, pero como todavía estamos en un país libre y gracias a Dios todavía se puede hablar de todo (a veces hasta en demasía), pues no quiero desaprovechar el tiempo que el Señor me da para poder hablar de algo tan importante como la PUNTUALIDAD. Porque la puntualidad es una norma básica de la educación.

Lo primero y principal de todo es, que cuando una persona llega tarde y lo digo para los que tienen por costumbre hacerlo siempre, no piensan en absoluto en la persona que está esperando por ellos. No, no lo hacen, lo digo aunque pienses que suena que ofende, pero es la verdad, porque de seguro que esa persona no llega tarde a su trabajo, ni se retrasa en dejar al niño en el colegio y casi seguro que son de los van al cine y van antes de tiempo hasta para ver empezar los trailers. ¿Entonces por qué llegar tarde a una cita con tu amigo o familiar? Te preparas con tiempo para ir al trabajo, pero ¿te da igual llegar tarde y hacer esperar en la calle a la persona con la que has quedado? ¿y si ese día está lloviendo? ¿o hace frío? ¿O esa persona está ese día costipada? Claro que hay que ser tolerantes, todos tenemos problemas, inconvenientes, atrasos, pero ¿¿siempre?? Siento decirte que es una pena que estas personas lleguen tarde para unas cosas y para las que les conviene llegar pronto sean puntuales, porque luego, estas mismas personas cuando reciben un retraso de alguien entonces las critican ¿No se dan cuenta de su propio error? ¿o simplemente ellos ven normal llegar tarde, pero los demás no tienen el derecho de hacerlo?


Cuando yo quedo contigo a las 6 de la tarde, tengo planes de acabar a cierta hora para seguir con mi planes de la tarde, pero lo que no puedo estar pensando es, en llegar a las 6 a la esquina de tal sitio y estar de pie pasando frío, o calor durante media hora o más porque ahora, también todo lo que tenía pensado para hacer después, también lo he de retrasar ¡O cancelar! porque ya llego tarde a la siguiente cita. Mientras esa persona que está en su casa arreglándose a las 6, hora a la que se supone debía de estar en el lugar citado, la otra está de brazos cruzados por más de media hora sin hacer absolutamente nada. ¿Tengo derecho a quejarme al decir que me están robando tiempo de mi vida cuando se dice que el tiempo es oro y yo estoy allí, de brazos cruzados esperando por una persona que no me tiene en consideración? ¡Me están robando mi tiempo! Y encima lo estoy consintiendo. Que nuestra inmensa capacidad de justificarnos no te haga pensar que tienes derecho a llegar tarde o que no es para tanto, porque si vas a llegar tarde y lo sabes, queda a la hora que sabes que llegarás bien, que no hay problema en decirlo y si a mi no me viene bien esa nueva hora, pues ya encontraremos el día adecuado para quedar. Porque luego sois los primeros en quejaros y despotricar cuando os dejan plantados a vosotros, no os gusta ¿verdad? Pues no lo hagáis. Utilizar el "Ponerme el zapato de la otra persona"

Hago un llamado para las personas que llegan puntuales al trabajo o a lo que les conviene, pero saben dejar tirada a las personas en la calle por el tiempo que ellos quieran. Por favor, hacer con vuestro tiempo lo que os de la gana, pero con el tiempo de los demás, no juguéis.

"Haz a los demás todo lo que quieras que te hagan a tí"
Mateos 7:12 ~
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...