Este blog funciona mejor con
Google Chrome

28 feb. 2014

Daniel Deronda [Serie]

Daniel Deronda
Basado en la novela de George Eliot
Director: Tom Hooper



Argumento:



La vida de Daniel Deronda gira entorno a una pregunta existencial vital para él. ¿Quién es y de donde viene? Adoptado y criado como un hombre inglés en la alta sociedad se verá envuelto por los azules y rogatorios ojos de Gwendolen y el heroico acto de salvar a una joven de una muerte prematura, pero ¿Qué le deparará el futuro y su origen?


He aquí otra de las mini serie de época que estaba siguiendo y que ya acabé. Puede que me haya gustado menos que las anterior vistas, pero he podido disfrutar de una excelente actuación de Romola Garai que en ningún momento he podido alegrarme de sus desgracias y de una interpretación de villano de Huhg Bonneville que hasta el momento, nunca lo había visto en tal aspecto. En verdad me ha causado temor y gracias doy a Dios por mi afectuoso y amoroso marido.

La vida de todos los personajes principales habrán de pasar por grandes dificultades para encontrarse a ellos mismos. Una dura maduración para Gwendolen, por cierto, que no hay peor acierto que casarse sin sentir amor y una dura decisión para el futuro próximo de Daniel.


Comienzas a ver la serie de cuatro capítulos y crees que será como una historia de época tradicional, pero la segunda parte dista mucho de ser "tradicional" Toca terrenos inexplorados para mí, que me han disgustado, por culpa del Sr. Grandcourt, totalmente despreciable y sin escrúpulos. Tras las presentaciones y hacernos creer lo que no es, la historia toma un rumbo totalmente distinto que me sorprendió bastante. Con un final, que yo personalmente, hubiera escogido otro camino.

La música aquí, no es que sea la parte fallida, pero algo así parecido a la ópera... a mi no me gustó y la mayor parte de los capítulos los llenaba estos soundtrack, en cambio, la  otra cara de la música de fondo a sido asombroso, como me asustaban a veces junto a una temblorosa y asustada Gwendolen.

No me arrepiento de haberla visto, aunque creo que no volvería a verla, pero me satisface haber vuelto a salir un poco de mi burbuja mundo rosa.





La manicura de la semana: Manicura francesa de azul purpurina y amarillo.






Si tienes móvil, también tienes mi blog ♥




22 feb. 2014

Cenizas al viento [Libro]




Kathleen Woodiwiss
Número de páginas: 704
Género: Románce Histórico



Argumento:
Alaina ama sus tierras del sur, pero la guerra y una falsa acusación de espía la obligan a dejar toda su feminidad a un lado y disfrazarse como un hombre para huir a la casa de unos parientes que la esperan para acogerla. Su independiente espíritu le dicta que ha de mantenerse y aportar en donde vive ahora y acude al hospital a trabajar, pero un el Capitan y doctor Cole Latimer, del bando que destruyó su primer de una forma y otra, siempre está junto a ella. ¿Qué pasará cuando descubra que sus sentimientos por el muchacho/a lo atormentan? ¿Y cuando descubra que en verdad es una mujer? El desprecio que Alaine manifiesta cada vez que lo ve por sus gentes de uniforme azul y gris no separa a Latimer de su lado hasta declarar su amor y Alaina pisotearlo. Dos almas orgullosas con la misma necesidad de amar.




He aquí que nos encontramos con una heroína muy fuerte. Tan fuerte de carácter y de pensamiento que a veces te darían ganas de animar más al protagonista a que encontrase un látigo de 9 colas para aplacar el temperamento de Alaina. Y es que a veces como lectora, estas protagonistas me cansan mucho, porque me pongo en la piel de Cole Latimer y es que yo hubiera abandonado hace mucho más tiempo a seguir insistentemente en tenerla. No, no, no... este tipo de heroína me hacen hervir la sangre.

El primer libro que me leí de Kathleen Woodiwiss fue el que mi cuñada me regaló hará ya como dos navidades (muy agradecida ♥) y que empecé a leer y no podía dejarlo ni un instante. Me sorprendió en todo, hasta con un final que yo creía totalmente predecible. Una rosa en invierno.

Cenizas al viento transcurre la primera parte del libro con un fondo oscuro de altercados militares donde las tropas norteñas arrasan con su querido sur. Alaina se ve en la obligación de disfrazarse como un hombre y Cole Latimer, como suele suceder, es el único que no se da cuenta de que es una bonita chica bajo el aspecto sucio que siempre lleva para ocultarse, con el cabello corto, muy delgada y sombrero siempre a disposición de taparse más si cabe.

La vida de la joven Alaina se envuelta en mil y una complicación al no poseer ya familia, la poca que le queda le hace el pasar hasta que tienen la oportunidad de repudiarla también, pero como es una chica fuerte e independiente nos hastiará con sus actos heroicos dejando al pobre capitán Cole Latimer con la amargura de no poder comportarse como un caballero ante ella.

Jacques DuBonné es el personaje más desagradable, asqueroso y feo de narices que te toparás en este libro. Un viejo pervertido que se pervierte más al contemplar el aspecto tan delicioso de Alaina. Se lo hará pasar mal hasta que no le de lo que anda buscando.

El final del libro iba yo escondiendo una risilla malévola por adelantarme a los acontecimientos, pero como el  primer libro de Kathleen Woodiwiss que me leí, volvió a sorprenderme y eso me maravilla todavía más, pues cuando se han leído tantos libros de romance histórico, a veces es difícil que te sorprendan. Kathleen lo ha conseguido ya por dos veces










Si tienes móvil, también tienes mi blog ♥


14 feb. 2014

Genkan ¡Fuera los zapatos!





Hay ocasiones en que las cosas más simples pasan desapercibidas, pero cuando se está en la tranquilidad de la noche, cuando uno ya está relajado, es cuando vienen ideas, momentos de durante el día que se te habían escapado al momento, pero no para tus ojos y tu mente las retenía hasta que tenía la oportunidad de dejártelo caer.


He aquí una de esas ocasiones en las que me di cuenta de, lo sencillo de entrar a una casa tradicional japonesa, quitarse los zapatos, elevar un saludo y entrar. Puede que yo estuviera acostumbrada por los tantos animes y películas que he visto y de ese modo lo he dejado pasar. Pero mi queridísimo Japón ♥ está siempre en mi corazón y en mi blog. No podía dejar pasar la oportunidad de rebuscar un poco para darme cuenta de la pequeñez que era en mi cabeza y las grandes cosas que he encontrado en Internet.

A simple vista es un pequeño recibidor, pero no. Hay mucho más. Como todo en la cultura japonesa.

Alguien va a visitar a su vecino. Se para delante de la puerta, llama al timbre, lo reciben.

- Doozo ogari kudasai (por favor, suba)

El invitado se descalza, abre un pequeño armario para dejar su zapato y se pone unas pantuflas.
- Ojamashimasu!! (Lo voy a molestar)
Sube el escalón y se adentra en la casa.

Tanto en las casas como en los apartamentos (así como muchos pequeños apartamentos de estudiantes que tanto he visto en los animes), así como en el colegio, determinados hoteles, los baños públicos, todos los templos, algunos restaurantes y algunas empresas, existe una zona, como apartada de toda la casa donde se descalza uno e intercambia el calzado de calle para colocarse unas pantuflas (uwabaki o surippa) y dejan su calzado con las puntas hacia fuera, para más comodidad cuando tenga que salir de nuevo. Todo este pequeño recibidor, que lo separan con un escalón donde al subirlo ya se entra totalmente en la casa, se llama Genkan. Y no importa lo occidental que pueda ser la casa o pequeña. Este espacio ha de existir.

El estilo tradicional del Genkan tiene unas normas, unas pequeñas reglas, una cierta etiqueta, una educación.
Primero se ha de parar uno a la puerta y elevar un saludo anunciando su presencia. Alguien vendrá a saludarte y darte permiso, entonces es cuando se descalza y se puede entrar en casa. Se descalza y deja los zapatos pegados al escalón y con la punta mirando hacia la calle.

La tradición de descalzarse también tiene un nombre: Kutsu wo nugu. Es una tradición muy arraigada y sería algo de disputa que alguien entrase en casa con los zapatos puestos (lo que me recuerda la graciosa escena de Kyou (Fruits Basket) entrado todo enojos en la casa de su primo sin descalzarse xD)

La palabra Genkan significa “entrada al conocimiento profundo” pues en antaño, al subir el peldaño de madera que te daba la entrada a la casa, se iniciaba una vida de adiestramiento.
De un modo psicológico, el Genkan se encuentra situado entre el interior de la casa (uchi) y el exterior de esta (soto). También desde esa posición, le da al visitante una perspectiva de la casa.

El hecho de que al entrar a un edificio, ya sea casa, empresa, hotel… si hallamos un escalón al abrir la puerta, queda obvio el hecho de que habrá que descalzarse y no temer que puedan robarte los zapatos. Puede que no siempre que sea escalones habrá de hacerse, es cuestión de sentido común (el de ellos, cuando yo vaya iré sembrando Japón con mis zapatos xD) Es un acto muy protocolario. (Por lo que si vas a Japón, te aconsejo que revises tus calcetines, no sean que los agujeritos te delaten xD)

¿Por qué descalzarse para caminar con unas pantuflas o con calcetines?
Los nipones creen que han de dejar el calzado fuera porque ellos traen las “malas vibraciones” de la calle. Normalmente, el Genkan viene equipado con un “Geta-Bako” Armario para guardar el calzado de la calle.

Otra teoría es que antiguamente, el Dios japonés o la gente de poder e importancia siempre se situaba un escalón por encima de los demás, lo que sitúa ese suelo en un lugar sagrado y el que viniese de fuera debía de descalzarse, para no manchar el suelo. Era algo impuro. Por lo que también los japoneses creen que en cada casa hay un espíritu protector, dado que esta fuerza es “un escalón más alto que ellos” deben descalzarse.

También nos encontramos con el “Tatami” La típica alfombrilla japonesa que está hecha de arroz, por lo que es sagrada y e aquí otro motivo para descalzarse y no pisarla con las impurezas del zapato. Aunque el Tatami también es un material delicado y podría dañarse con facilidad con los calzados que usamos. Así como la madera y otros materiales delicados. Lo que podríamos llamar una teoría de Higiene y cuidado.

Y para finalizar, el origen que se cree que procede esta tradición tan arraigada es del periodo Heian (794-1192) y se basa en el clima de Japón. Todos sabemos la cantidad de veces que llueve en Japón y antiguamente, ya que no había todavía asfalto en las carreteras, se tomó por costumbre dejar el calzado a la entrada de la casa para mantener limpio el suelo, además de que el suelo, no era solo para pisarlo. Se comía, se sentaba y se dormía en él. Tener un suelo siempre sucio de agua y barro no hace agradable la comida. Se dejaba la suciedad en el exterior.

Luego de que el suelo fue asfaltado, se siguió con dicha costumbre, pues el problema de la humedad no se solucionaría, por lo que se siguió con el sistema de descalzarse antes de entrar.

Es el conjunto de todas estas teorías lo que hace creíble esta tradición.
Hermosa tradición con gran profundidad. Japón siempre a la altura de mis expectativas.
Mi querido y amado Japón ♥


Gracias a:




Si tienes móvil, también tienes mi blog ♥

7 feb. 2014

Little Dorrit [Libro]

Little Dorrit (1855-1857)
By Charles Dickens
Número de páginas: 982


Argumento:

La pequeña Amy Dorrit no es una niña, pero su aspecto frágil y de cuerpo delgado la hacen parecer y todos acaban por llamarla Pequeña Dorrit. Nació, se crió y vive en la prisión de deudores con su padre que anteriormente fue un caballero y no desea otra cosa que seguir siéndolo también, dentro de la prisión. El prisionero es el Señor William Dorrit, pero Amy trabaja a escondidas de su padre, de costurera y como señorita de compañía de la Señora Clennam, una vieja señora que vive en una casa en ruinas de la cuál no ha salido de la misma habitación durante años. Allí conocerá a su hijo Arthur Clennam, que se encargará de saber más sobre Amy, del interés tan misterioso de su madre por ella y aquello solo desatará lo que por tantos años había sido enterrado.

Publicada por primera vez por entregas entre los años 1855 y 1857 al precio de un chelín, exceptuando la última entrega que al ser doble costó dos chelines, pero que con el tiempo se recogió en dos volúmenes.

¿Cómo resumimos un libro de casi mil páginas?
Las adaptaciones en dos horas para el cine cuentan lo que se les antojan, añadiendo, modificando y quitando partes que podrían ser esenciales en el libro. No nos podemos fiar, pues en nuestras manos está que leamos el original.
¿Cómo resumimos un libro con un elenco de más de 30 personajes?
Cada personaje con su historia, su personalidad, carisma, pensamiento. No verás a dos personajes iguales en este libro (a no ser que sean de la generación de los Barnacles) Porque no importa que sean secundarios, de hecho no lo parecen por la importancia que Dickens le da a todos por igual.
¿Cómo resumimos un libro donde Dickens escribe páginas y páginas enteras haciendo valer su disconformidad con un gobierno que no está dispuesto a hacer nada?
Se llama el Negociado de Circunloquios y se encarga de que todos los formularios que rellenes para saber algo no lleguen nunca a su destino y están sentados detrás de sus lujosas mesas, haciendo ver que no hacen nada. O bien deciden marearte como Las doce pruebas (Asterix y Obelix) Es una interesante y dolorosa crítica de la verdad que en algunos sitios del mundo, sigue sucediendo y que este hombre nos lanza como una bofetada.

Es una maravillosa experiencia de leer y sentir la proximidad hacia los personajes, Dickens no te deja lugar a la imaginación porque te lo describe TODO. Los defectos y manías de cada uno, sus coletillas al hablar, su forma de pensar, su modo de vestir, lo que sus miradas dicen, si ladean sus cabezas, si estas nunca se yerguen sobre sus cuellos, pero sobre todo, Lo que el dinero puede hacer por ti ¡Cuánto más si eres un despiadado estafador! O un asesino que se denomina a sí mismo Caballero pero que solo vive de chantajes y robos, intentando ser rico.

El transcurro de la historia alrededor de Amy Dorrit, a la que comúnmente llaman Pequeña Dorrit (Little Dorrit) Nació en la cárcel de deudores por causa de su padre, que tantos años lleva allí, que se ha convertido en El padre de Marshalsea Así se llama el nombre de la prisión. Por una veintena de años ella es feliz junto a su padre, haciendo de madre de sus dos hermanos mayores, siempre cuidando de todos, pero más que su vida, la de su padre es la que más me ha fascinado. ¡Él! Que era un caballero antes de endeudarse, también se sigue comportando como tal dentro de la cárcel.

Pancks es un personaje que siempre me hace sonreír. Resoplidos, bufidos cuando habla, cuanto más fuertes, más énfasis pone a sus palabras o más emocionado está. Siempre nervioso de un lado para otro, sin tiempo si quiera para asearse bien. Con los ojos bien abiertos donde nada se le pasa. Parece temerario y cruel al principio, pero es un hombre con tan buen corazón que hasta él mismo necesita amigos y siempre que puede, ayuda a los demás. Ese aire festivo y jovial cuando tiene contestaciones para la tía del Señor Finching, es divertidísimo. Le encanta los retos ¡Y vaya si los cumple! Pero como todo ser humano, también se puede equivocar

¡Flora Finching! Santo cielo me pregunto qué pasaría si la juntásemos con dos personajes igual de parlanchinas que ella, como la Srta. Bates y la Sra. Elton (Emma: Jane Austen) ¡Qué barbaridad! Creo que sería un auténtico dolor de cabeza, un dolor de muelas, una pierna rota y una patada en las partes nobles. Entonces el mundo explotaría y todo quedaría en silencio por fin xD Puede que haya exagerado un poquito, pero no os gustaría ser amiga de esta mujer que lo único que sabría hacer en la vida, es ser una buena oradora.

La sociedad, la sociedad con sus protocolos, sus normas, sus críticas, sus hipocresías, lo que debes y no hacer, lo que los demás te permiten o no hacer. Si te aprueban o si te excluyen. A Dickens tampoco se le escapa la falsedad de cada uno, la necesidad de tener una fachada y mostrarla con altanería, protegiendo lo que uno es. Si es rico, mostrando sus alhajas, si se es pobre, la dignidad de serlo. Dickens no podía haber sido ni más sincero, ni más crítico, ni más abierto, ni más personal con esta obra. Porque su propio padre estuvo en aquella misma prisión de deudores por varios años.

La cárcel de deudores en donde se basa esta novela y que en realidad existió, como he dicho en párrafos anteriores, se cerró en 1849. El padre de Dickens estuve allí preso en 1824. Hay algunas curiosidades más que valen la pena saber para leer esta novela y por lo menos en mi edición vienen incluidas al final del libro. Así como el nombre de Tattycoram o el significado de la mayoría de los apellidos que se conocen en la novela.

La trama es de lo más compleja, de muchos enredos y secretismos. De hipocresía, falsedades y rarezas de lo más incomprensible. Herencias robadas, herencias sorpresas, criminales, hijos ilegítimos no se te puede escapar nada, porque la lectura no es complicada y no se detiene ni un segundo. Lo incomprensible de la prisión de Marshalsea donde te hacen prisionero por no pagar tus deudas, pero que no puedes trabajar después para librarte de ella. Si tienes suerte y has caído en gracia, puede que alguien de fuera tenga una pequeña fortuna que pueda liberarte de tus cargas.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...