Este blog funciona mejor con
Google Chrome

10 mar. 2017

Ganando en mitad de la batalla

Iván Aivazosky
  

Mi Señor me enseña a luchar en mitad de la tormenta y a no dejarme llevar por el miedo de las olas que están a mi alrededor acechando para derribar mi barco.

Mi Señor me da las fuerzas en el momento más álgido de la tormenta, cuando mis fuerzas ya no pueden sostener la gruesa cuerda que sostiene el mástil más importante de mi barco y mis manos están llenas de heridas y quemadas por la fricción de la cuerda en mis manos, entonces yo me abandono, suelto la cuerda casi desfallecida y él la agarra por mí.

Mi Señor me da la paz para que yo me vaya a descansar mientras las olas inundan mi barco, mientras las velas son rasgadas por el poderoso viento y no me da temor escuchar el crujir del barco en son de queja mientras voy a mi camarote, porque sé que mi Señor está cuidando de todo y que yo no me tengo que preocupar.

Me voy a la cama y encuentro sus manos, esperándome en forma cóncava para resguardarme del aire que se cuela por entre la madera; me tapo con su gruesa manta de paz, que me permite conciliar el sueño y duermo cuando todo a mi alrededor parece que se hunde y se desquebraja, porque el Capitán de mi barco es Mi Señor y estando segura que él es mi Capitán y mi timón. ¿De qué temeré?

Mi Señor cogerá la ruta más segura para mí aunque yo no entienda que tengamos que pasar por mitad de la tormenta, porque él sabe lo que es mejor para mí.


Ahí descansaré…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

*O* Por favor... lee bien la entrada antes de postear.
♥ Gracias ♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...