Este blog funciona mejor con
Google Chrome

5 may. 2017

Cuando le doy mi vida a Dios ¿la estoy perdiendo?



    Te voy a decir una gran verdad, cuando eliges seguir los caminos de Dios, si los eliges, vas a tener que abnegarte a ti mismo en todo para hacer lo que Dios quiere. Por lo que la respuesta corta a la pregunta del título sería: "Cuando le doy mi vida a Dios ¿la estoy perdiendo?" Sí... y no. Cuando te propones hacer algo en la vida, tienes una meta sea la que sea vas a tener que sacrificar cosas en tu vida, deseos, sueños y otras cosas porque si quieres ser modelo ya no podrás estar todos los días comiendo hambuguesas de altas calorías; si quieres ser atleta tendrás que cuidar tu cuerpo por dentro y por fuera; si quieres estudiar tendrás que sacrificar tiempo para dedicarte a ello; Si te gusta la navegación tendrás que echar más horas de trabajo para comprar el barco que quieres y si quieres ser como Cristo también tendrás que guartdare de hacer otras cosas. Todo tiene un sacrificio.

La respuesta larga: Para conseguir caminar por los caminos que te propones, va a ser inevitable ver en tu mente un grande y luminoso cartel en todo tiempo que dice NO. ¿Qué es eso del NO? Significa que si sigues un camino cristiano tu ya NO podrás hacer esto, NO podrás ir a tal sitio, NO dirás ciertas palabras, NO, NO, NO, NO. Entonces sentirás que estás perdiendo tu vida por hacer la que Dios quiere. Déjame contarte una historia.

♣ Hubo una vez donde hombre y mujer vivían en completa armonía con Dios sin separación alguna y entre ellos mismo. Dios creó todo lo que ellos podían ver para su total disfrute de ellos. Podían ir a donde quisieran, hacer lo que les placiese, porque el lugar que Dios les había preparado era para que hombre y mujer disfrutasen al 99% de todo lo que les rodease. ¿Al 99%? Bueno, resulta que había cierto árbol (el cuál no es un manzano) del que NO podían comer porque ciertamente morirían. Ahí vemos un NO. Continuemos. Hombre y mujer disfrutaban de un eterno paraíso soñado hoy por toda persona sin hacer cuentas del árbol prohibido, porque era tanto de lo que estaban disfrutando que se les olvidó, hasta que un día vino una serpiente muy astuta que sabía escoger muy bien sus palabras y que al verlos tan felices les dijo: “¡Ah! Que Dios dice que NO podéis comer de ese árbol ¿verdad?” ♣

Cómo comprobarás, no está diciendo ninguna mentira, pero sí que es una verdad muy sesgada porque ya que es solo un trozo de la verdad, lo que está haciendo es manipular al hombre y a la mujer haciéndoles cambiar su enfoque a otro muy limitado y pequeño. En vez de hablar la serpiente de la gran generosidad de Dios al crear todo un paraíso para ellos, de lo grande y bueno que ha sido Dios para con ellos, de las riquezas que hay en ese paraíso, la serpiente los hace dudar y centrarse en la única cosa que Dios les pide que NO pueden hacer y como niños grandes que parecemos siempre ser, queremos lo único que se nos prohíbe. Se centraron tanto en el NO que eso les cegó de ver lo demás y ya no pudieron ver la grandeza de Dios, ni el paraíso que había creado para ellos, de la paz que residía siempre allí y de la magnífica convivencia que tenían los tres. Y ahí fue cuando empezó la separación entre hombre y Dios, mujer y Dios.

Aquí nos encontramos con que, lo mismo que las historias de los buenos libros clásicos acerca de la sociedad que sirven siglo tras siglo, la estrategia de la serpiente sigue siendo la misma a día de hoy porque cuando oyes decir la frase “seguir a Jesús” o “ser cristiano” te viene a la mente el gran cartel de neón de las Vegas gritándote un poderoso NO porque solo sabemos ver lo que un cristiano NO puede hacer y nos olvidamos de lo que SI puede hacer Dios y lo que pone a nuestro alcance. Y aquí es cuando volvemos al principio del artículo para aclarar que sí, cuando sigues a Dios estás soltando, dejando ir tu vida la cuál manejas tú, para dejar que Dios la tome y la dirija según su voluntad y entonces esto deja de convertirse en una abnegación cuando nos separamos del NO y comprendes todo lo que Dios te ofrece y todo el temor y las dudas desaparecen. Por lo que es más valioso para mí lo que estoy ganando al lado de Dios al ver todo lo que pone a mi alcance, de lo que me bendice y me disciplina en su amor que lo pudiera estar perdiendo.
Por lo que déjame aclararte otra cosa que está en mente de todos a los que la palabra NO les bloquea.

¡Es mentira que los cristianos no nos divertimos! ¿Acaso no tenemos también sangre en las venas? Yo considero que tengo una vida bastante divertida, lo que pasa es que no hago lo que todo el mundo a dictado por norma lo que es llevar una “vida divertida” solo porque mi disfrute no me consume, no me perjudica y me ayuda a vivir muchos años más. Ir al cine, de cafés, vacaciones, campamentos, risas y más risas entre amigos. Si lo único que no has visto aquí son las palabras ALCOHOL y DISCOTECAS te parece entonces que soy una sosa, entonces el problema lo tienes tú porque yo no necesito de esas cosas para llenar mi vida.

¡Es mentira que los cristianos no disfrutamos de nuestra sexualidad! Lo que sucede es que la disfrutamos en su correcto contexto con la profundidad y seriedad del compromiso matrimonial. A mí personalmente no me gustó ni me gusta andar “probando” lo que tantas veces ha sido ya probado y lo consideramos algo tan serio y exclusivo que no lo tomamos a la ligera. Respeto mi cuerpo y solo lo doy dentro de un compromiso.

¡Es mentira que los cristianos no disfrutamos de la vida! ¿Por qué no íbamos a disfrutar de todo lo bueno que Dios ha creado? Pero no es mi finalidad en la vida, no disfruto de los placeres como si fuera mi último día. Lo hago con orden y mi mayor deseo es ofrecer lo que yo tengo que tanto me alivia cada día y ayuda porque duele ver la desesperación en los ojos de las personas, las heridas del almas o el daño que nos hacemos los unos a los otros.


Si las personas te recomiendan ir al médico para básicos dolores, al psicólogo cuando tienes ansiedad, al cardiólogo cuando te duele el corazón ¿por qué yo no puedo recomendar al médico Jesús?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

*O* Por favor... lee bien la entrada antes de postear.
♥ Gracias ♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...