Este blog funciona mejor con
Google Chrome

25 abr. 2014

La bruja novata [Película]

La bruja novata (1971)
Basada en una novela de Mary Norton
Director: Robert Stevenson
Duración: 117 min.



Argumento:

En Pepperinge Eye, Inglaterra 1940, se encuentra Miss Price. Una aprendiz de bruja que bajo las enseñanzas del profesor Emelius Brown, en un curso por correspondencia, pretende colaborar con su país en la amenaza de guerra con sus conjuros. Pero ha de refugiar en su casa a tres niños que vienen de Londres y es cuando recibe la terrible noticia de que su profesor, el más importante conjuro no podrá enviárselo. Miss Price y los tres niños harán su primer conjuro para ir a Londres y pedir explicaciones al Sr. Brown, pero ese solo será el comienzo de sus aventuras.


Tengo que decir que el mérito no es mío, no. Lo es de mi cerebro, pues esta película se ponía muchísimo en mi infancia ya que a mi hermano mayor le encantaba de muy pequeño. Yo no recuerdo las veces que se puso en la televisión, pero presente tuve que estar porque en mi memoria quedaron grabadas algunas escenas. Años más tarde y cuando mi hermano pasó de ella, yo la reclamé, seguida de un: "¡Con lo rallada que tengo ya la cinta!"



Pasaron años hasta que quise volverla a ver y aprovechando la edición especial que se había hecho, mi marido me la alquiló en el videoclub y cuán grande y espantosa fue mi decepción cuando descubrí que, ya no tenía el doblaje de mis años infantiles. Me puse tremendamente triste, pues ya no tenía modo de encontrarla mis sentimientos no se encontraba con ese nuevo doblaje, ¡Pero! Para que luego quieran quitar la descarga de Internet, pues tiene sus buenas ventajas y es que ya muchas películas antiguas no las encuentro en el videoclub, ni en el Carrefour o Corte Inglés porque simplemente con el paso de los años, está descatalogada o solo se vende en VHS (y sinceramente, yo hace unos poquitos años que dejé de usarlo) y entonces es cuando entra en juego el Internet. Mi cuñada me la consiguió con las exquisitas voces de antaño y ahora solo espero, que no le pase nada a este dvd. Nunca se sabe en el futuro no tan lejano, lo que podrían seguir haciendo con las páginas de descarga.


La bruja novata es una de esas películas que Disney solía hacer de musicales, donde cada nota se te pegaba al cuerpo y años, muchos años después si te digo: Portobello road seguro que alguien me responde: Donde se vende y se compra hasta el sol Que maravillosas melodías. Si fuera nueva en esta película me encantaría escuchar las canciones en versión original, pues no soy partidaria de las canciones dobladas (y si me pinchas mucho, de los doblajes en general) Pero ¿como podría yo acostumbrarme ahora a escuchar mis tan maravillosas películas de la Disney de animación como La bella y la bestia o mi ensoñadora Cenicienta en inglés? Forman ahora parte de mis recuerdos, mi esencia de niña, junto a mis bocadillos de mantequilla y cola-cao. Ni puedo ni quiero cambiarlo. Pues este musical, como el de Mary Poppins (al que también le llegará el turno aquí) son películas que disfruté doblada en su totalidad. Con canciones que tengo grabadas a fuego en mi memoria y corazón.



La bruja novata tiene un telón de fondo sobre una Segunda Guerra Mundial inminente, un tema triste, donde muchos niños de Londres son alojados en casas de los pueblos, lejos de los bombardeos. En este caso contamos con tres niños, hermanos, que deberán ser refugiados en casa de Miss Price. Una gran casa donde vive ella sola con su gato Rayo Cósmico (porque a ella no le gusta dar nombres ridículos a los animales). Angela Lansbury dijo de esta película que le recordaba enormemente a su infancia, pues ella y sus hermanos tuvieron que instarle en los Estados Unidos en el 1941 por el estallido de dicha guerra.
David Tomlinson, o quizás lo recuerdes como Sr. Banks haciendo de estricto padre en Mary Poppins (1964) años antes. Aquí lo tenemos como Emelius Brown y es sin duda mucho más alegre y cantarín. Da un toque de humor también respecto a su perplejidad ante los conjuros de Miss Price.



Esta película te aporta esa magia, ese momento en donde dejamos de soñar. Esa edad donde dejas de lado los libros de héroes, donde te añaden responsabilidades, donde sin darte cuenta, las preocupaciones no te permiten jugar. La magia que aquí reside nos ofrece el momento de evasión que necesitamos para recordar aquellas metas que hemos abandonado. También para divertirnos, tiene buena dosis de humor y cuando crees que va a decaer, acontece una nueva parte en la película donde la animación y la realidad se mezclan para dar frescura renovada a la película. Así como Space Jam, ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, Mary Poppins o muchas otras que no me vienen a la cabeza ahora.



Este musical no se hizo famoso por ser del tipo donde se venden las coreografías, como por ejemplo West Side Store (1961). No, a excepción de una coreografía en Portobello Road, el resto son canciones preciosas, sí. Pero debemos hablar de los efectos que causó esta película con los efectos especiales. No le dieron un premio sin antes haber valorado que, estamos hablando de 1971. Hasta yo misma quedo impresionada a día de hoy por los efectos que para nada se notan acartonados. No parecen pasados de moda y la animación que se une a la realidad es totalmente preciosa, no veo defecto alguno que pueda perjudicar lo suficiente a la película. Aún cuando una multitud de armaduras caminan solas, ves peces bailar o un león animado agarrando al Sr. Emelius Brown y le limpia el polvo de su ropa.



Una película para todos los públicos, donde un niño puede ver la diversión de la música, la magia y los animales vestidos y con sombrero. Un adulto disfrutará de la misma diversión añadiendo además, la urgente necesidad de Miss Price por encontrar el conjuro más esencial de su carrera como bruja para combatir contra la guerra de los Nazis en Inglaterra. Una Angela Lansbury ágil, con determinación y actuando como una auténtica bruja para dar vida a unas palabras que para el propio Sr. Brown no tienen ningún sentido. Con unos ojos preciosos, llamativos y llenos de vida, que como no la obedezcas o quieras chantajear puede que intente convertirte en sapo o en cualquier otro bonito animal blanco. (Me pregunto si en el libro explicará si tiene algo que ver con Carroll) Todo su aire es de inocencia, al más puro estilo Disney, donde quizás puedas sentir que los años se te caen al verla.



Otra cosa muy distintiva de todas las producciones Disney de animación y también algunas con imagen real, como es este caso, es uno de los siete sonidos más famoso del cine. Te hablo de un grito que se escucha durante el partido de football en la Isla de Naboombu. Se llama el Goofy Holler Disney recurrió al vocalista yodel (canto tirolés) Hannès Schroll el cuál no recibió ningún céntimo por su grabación. La casa de Mickey Mouse lleva 61 años potenciando este grito para diversión de sus escenas más cómicas y creo saber que hasta el momento, la única película de filme real fuera de Disney donde lo escucharás es en Street Fighter. Añadir también que la calle Portobello Road existe realmente. Está situada en el barrio Notting Hill (sí, como la película) de Londres. Y si no han cambiado la fecha, los sábados se extiende uno de los mercadillos más conocidos de Londres, conocido por la venta de ropa de segunda mano y antigüedades y por contener una gran gama de culturas que viven en esa calle.



Los diálogos están repletos de humor, no te puedes saltar ninguna línea sin sonreír. Sobretodo al escuchar como los tres niños, Charlie, Carrie y Paul hablan con un peculiar doblaje que hasta hace poco escuché en la niñita de Rompe Ralph con palabras como Dejao, cuidao, podío o timao De niño esas cosas no se ven ni se valoran. Carecen de importancia, mas cuando uno crece, no puede evitar tener una mirada seca ante algunas cosas, pero ni quitándole esos puntos, La bruja novata deja de ser tan fantástica.
Puede que por esto sea por lo que no me ponga de acuerdo conmigo misma al pensar que tiempos pasados fueron mejores, o si la vivencia de la infancia cada vez es más limitada y con una televisión menos educativa que destroza la imaginación y que no da pie al soñar. Pero no es algo que yo pueda decidir, ni juzgar pues, no cambiaría a mi Heidi, mi David el Gnomo, mis trotamundos, mi abeja Maya, mi Scooby Doo, ni mi Familia Crece por nada de lo que los niños a día de hoy ven en sus pantallas. ¡Jamás!



¡¿Por qué no?! ¿Tanto has crecido para no creer que la cama de tu alcoba pueda desplazarse hasta donde quieras? ¿Una isla repleta de animales que hablan y juegan football, quizás? ¡Lo que quieras! La magia reside en el creer, inocencia o no. Reside en nuestro interior. Coge el boliche de tu cama, di bien alto a donde quieres ir ¡No temas soñar porque creas que es un lugar imposible! Dale tres golpecitos con un dedo, gíralo luego un cuarto a la izquierda y ¡Bon Voyage, para tu imaginación! Yo me voy a la Isla de Naboombu.




Aquí os dejo unas foticos del castillo que sale en la película o medio sale, porque a menudo se ve de fondo llena de niebla. Pero si Internet no me ha engañado, se trata del castillo de Dorset, Inglaterra.






3 comentarios:

  1. Precioso artículo. Se nota que la película te gusta mucho, porque has puesto mucha emoción y disfrute en tu reseña.

    Yo conocí esta película gracias a ti, pues nunca había oído hablar de ella (quizás tengo vagos recuerdos de las escenas del león, pero sería por haberla visto puesta breves segundos en casa de algún amigo en la infancia). Tengo que decir que me encantó y disfrute, como bien has expuesto, como un auténtico niño. Es magia de esa de antes, de cuando las películas se hacían con mucha ilusión.

    Me ha encantado la reflexión que has sacado sobre el tema de seguir con la imaginación de nuestro lado o no. Es cierto que hay mucha gente que, al crecer, deja atrás todo el mundo de los sueños, y a mí me parece una auténtica pena. Es una parte de mí que nunca pienso perder, mi parte de niño.

    Respecto a los doblajes nuevos de Disney, estoy totalmente de acuerdo contigo. Quizás los nuevos no estén mal, pero es que, tal y como dices, han sido tantos años escuchando los de siempre, que cuesta acostumbrarse a un cambio tan brusco. Hay escenas, además, que han quedado grabadas en nosotros gracias a los doblajes. Pero con la cosa del 5.1, todos los doblajes antiguos se están renovando. Lo curioso es que en las versiones originales, a pesar de pasarlos a 5.1, conservan el doblaje tal cual estaba. Supongo que se dispone de más pistas de audio originales y mejor tecnología para hacerlo sin tener que cambiar las voces. Una pena por lo que a los españoles nos toca.

    Como ya te he comentado en muchas ocasiones, tanto los efectos de esta peli como los de Mary Poppins, tienen toda mi admiración. Hay que ver que currada y que resultados para una época en la que todo se realizaba a mano y, cual ilusionistas, debían “engañarnos” con todos los trucos disponibles. La combinación lograda es digna de toda admiración.

    No conocía el grito del Goofy Holler y te agradezco que nos enseñes esto, pues yo solo conocía el grito wilhem, que también es muy famoso. Pero no tenía ni idea de la existencia de este sonido en las pelis de Disney. Lo dicho, un artículo precioso. ¡Nos leemos, dulce Hasu Loto!

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues si!...Las canciones son maravillosas... Si estuvieras conmigo te enseñaba en la guitarra la cantidad de acordes que emplea cada canción y verás que tienen gran calidad musical...No les falta ni sobra una nota...Por supuesto están compuestas por los hermanos Sherman (Mary Poppins), que siempre hacen su trabajo con una increible versatilidad...Hoy en día deberían aprender a hacer canciones tan encantadoras, sentimentales y pegadizas al mismo tiempo

    ResponderEliminar

*O* Por favor... lee bien la entrada antes de postear.
♥ Gracias ♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...