Este blog funciona mejor con
Google Chrome

16 dic. 2016

¿Qué haría Jane Austen? [Libro]



Viajando desde mi blog hacia este libro que a su vez, también se da un viajecito por el tiempo, creo que merecía mi atención para reseñarlo por un valor general de sentimientos que me ha dejado la lectura al finalizar. Una sonrisa en los labios y una nueva experimentación sobre la que, he considerado, buena caracterización sobre la realidad de nuestra protagonista Eleonor Pottinger, 200 años antes de todas sus comodidades, pero empecemos por el principio.

Si habéis visto primero la adaptación de Austenland, veréis un gran y enorme parecido con este libro y es que sucede que nuestra protagonista Eleonor, es una chica normal que ama Jane Austen y sus obras, las ha releído mil veces, ama a Fitzwilliam Darcy (cómo la inmensa mayoría en la que yo no me incluyo) y desearía poder viajar en el tiempo para vivir en la Regencia y conocer a esta gran autora. Ha sufrido un gran desengaño con su novio, pues no era lo que ella esperaba acabando así su relación, con una infidelidad muy dolorosa para ella. Todo este cúmulo de cosas consigue en ella despertar su gran necesidad de alejarse y desconectar, por lo cuál, decide registrarse en una convención sobre la regencia y pasar una semana en un lugar apartado para vestir y comportarse como una más de la época, aprovechando de esta manera que ella es una profesional de la costura, para diseñar más trajes sobre su época favorita.


El malentendido viene a manos de la muchacha de recepción que asegura, que su nombre no está en el listado y por lo cuál no le puede dar una habitación en el hotel porque está todo lleno, pero la verdad es que la joven muchacha se olvidó de apuntarla y para ser perdonada, le ofrece la única habitación que le queda, la que nadie quiere, la que única de la que todos huyen porque dicen estar encantada por dos fantasmas. Eleanor es una chica sensata que no cree en esas tonterías, acepta la habitación con tal de vivir su mayor y mejor experiencia en una falsa regencia, pero cuando despierta de su primera noche encuentra a dos chicas vestidas de la regencia sentadas a los pies de su cama contemplándola. Ellas, Mina y Deirdre, aseguran ser los fantasmas que todos ven, pero Eleanor solo puede pensar que es una buena representación del hotel para echarla y que no les denuncie por no apuntar su nombre en la lista desde el primer momento.

Eleanor Pottinger solo quería dormir un poco más, pero las dos hermanas no dejaban de hablar y de discutir sobre la forma en que podían convencer a Eleanor de que viajase en el tiempo para ayudar a sus antiguos yo a no ser seducidas por Lord Shermont y de ese modo evitar la muerte de su hermano Teddy. Eleanor al final accede, cediendo en la broma que ella cree que era, con la condición de que pudiera conocer a Jane Austen en persona y hablar con ella. Y así pues llegamos al momento en el que Eleanor encuentra la paz en la habitación, consigue volver a dormir y al despertar… todo está cambiado a su alrededor.
 
Así, a grandes rasgos comienza todo. Ya no recordaba la sinopsis que mi marido de leyó, así que me sorprendió encontrar en un libro que para mí, iba a resultar de lo más normalito, un misterio entre sus páginas ¡Pero lo que sí que no me esperaba yo es que tuviera escenas de sexo explícitas! Dado que el tema era de Jane Austen, yo ya iba con la mentalidad de que sería un libro más bien decoroso, pero mi mente tampoco podía saber lo que más adelante me iba a encontrar.

Lo mejor: De todos los libros que he leído ambientados en épocas pasadas, es el primero (y es un dato del que he disfrutado muchísimo, pues días antes había dado la casualidad (aunque no creo en las casualidades) de que habíamos estado mi marido y yo hablando sobre a qué época nos gustaría viajar en el tiempo y hablar sobre las ventajas e inconvenientes) en el que he podido leer casí con pelos y señales, la incomodidad real de la protagonista al viajar a un tiempo donde el agua no es corriente, donde la orina se echaba por la ventana, donde el hedor de las personas que no se bañaban se intentaba camuflar con litros de agua de colonia. La peste que había en la ciudad, la incomodidad de las ropas y hasta el asco de bañarse en una bañera de agua ya usada por la persona anterior. Me lo creído totalmente, es una buena caracterización de lo que podría sucedernos si viajásemos, como mínimo, a la regencia. La conclusión que tuvimos mi marido y yo (y este libro refuerza mi teoría) es que, por mi parte, solo viajaría en mis sueños a largo plazo y a corto plazo en la vida real, solo para un día, sería en la vida rural y en una familia de buena posición.

Lo peor: Por mi parte, que tengo siempre frescas las novelas de Jane Austen, me ha resultado bastante fastidioso encontrar a cada guiño de sus novelas, una aclaración de esta que va dirigido a los que no se han leído los libros. Empezaba sonriendo al encontrar un guiño y luego una mueca de fastidio al encontrar la aclaración porque sinceramente, me sacaba de la novela para recordarme por segunda vez lo que yo ya sabía. No lo he podido evitar aun pensando que habría gente que leería el libro sin ser fan de Jane Austen.



2 comentarios:

  1. no conocía el libro pero me ha encantado tu reseña, aunque eso de los guiños tiene que doler pero oye, le daría una oportunidad xD
    la película de Austenland no la he visto pero la tengo pendiente desde hace mucho, a ver si me animo un día de estos :)
    gracias por la reseña
    bye~~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Iku!
      Yo lo encontré de chiripa buscando libros románticos de época y mira, me pareció muy chocante y divertido, además de realista por parte de la autora jejeje.

      Espero que si te lo lees, me cuentes.
      Saludo!!

      Eliminar

*O* Por favor... lee bien la entrada antes de postear.
♥ Gracias ♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...