Este blog funciona mejor con
Google Chrome

3 dic. 2016

Edenbrooke [Libro]








Estoy en mi cama, con el portátil sobre mí y una buena almohada mullida en mi espalda. Delante de mí tengo a mi marido que está en su ordenador. Lo miro con un brillo incandescente en la mirada, con el dulce sabor de su amor sobre mi piel y sonrío anticipadamente, siempre consigue ese efecto sobre mí, que sonría antes de tiempo con solo mirarle. Me siento tan complacida del amor que me da que el libro que acabo de terminar solo ha incrementado mi sensación explosiva por seguir soñando con otras historias, con otros personajes, en distintos lugares del mundo imaginable y no imaginable. Un amor imperecedero, que se va cociendo poco a poco, con tiernas y risueñas conversaciones, a veces con expresiones graves y de incertidumbre. Con bromas y risas; con malos entendidos y lealtades al honor caballerescas hacia la dama a la que se ama. Edenbrooke… he ido y he regresado de Edenbrooke y una parte de mí se ha quedado allí junto a Marianne y Philip.



Edenbrooke (2014)
Autora: Julianne Donaldson
Número de páginas: 417
Género: Romántica-histórica-blanca


Argumento:
  Marianne Daventry es una joven de 17 años que se siente tan atrapada en una ciudad, como es Bath, donde ella se siente tan insatisfecha, con un caballero que le dobla la edad que insiste en cortejarla y que a ella le da tanta repulsión que ha olvidado dar vueltas… Por suerte, una carta de su hermana le llega anunciando que está también invitada a la residencia solariega de su grandísima amiga Louisa. Marianne vive con su abuela en ese momento y ésta la deja marchar con la condición de que Marianne aprenda a comportarse como una auténtica dama elegante y refinada, como lo es su hermana melliza Cecily, pero antes de llegar a su destino, su carruaje es asaltado…



Que portada más preciosa, por favor, las dos que voy a exponer aquí. No se cuál de las dos me gusta más y en cuál de las dos me gustaría ser esa chica que va de espaldas adentrándose hacia su futuro.

Es totalmente lo que parece, una historia de siempre sin un gran misterio que resolver y si añadimos el ingrediente de que es del género del romance ya te puedes hacer hasta la idea de cómo va a acabar y si para colmo de males te has leído el argumento de ahí arriba, ya sabrás también quién será el apuesto caballero que se fijará en nuestra inocente y joven protagonista. ¡Pues si! Te voy a decir a todo que sí, pero hay amigo… no es lo mismo leerse un argumento y hacer ideas preconcebidas de cómo será el libro, que leértelo. Esto es otra historia. Es la primera novela de Julianne y madre mía… vaya bombazo de poesía con olores a clásico, con una traducción muy cuidada. Un velero llamado romance sobre un intempestivo mar llamado misterio.

Todo comienza en Bath en 1816, pero antes de ir allí, Marianne ha perdido a su madre en un terrible accidente y su padre herido por la pérdida solo quiere huir por lo que, manda a sus hijas a distintos lugares y él se va a otro. Marianne es enviada a Bath con su abuela y su tía Amelia y su hermana melliza a Londres a vivir la temporada, a rodearse de la alta sociedad y en esencia, a cazar un marido. Nos situamos en el periodo de la Regencia (el mismo que vivió Jane Austen) y Marianne lleva tanto tiempo sin la frescura del campo que ha olvidado ser feliz. Detesta al Sr. Whittles  y su acumulación de babas en la boca, su apretado corsé y los horribles poemas que éste se empeña en escribirle. Echa de menos su hogar, su hermana, su padre, su difunta madre y dar vueltas bajo los árboles, eso decididamente no es apropiado para una dama elegante, pero consigue por fin respirar cuando recibe una carta de su hermana anunciando que ella también ha sido invitada a Edenbrooke, residencia de los Wyndham. Su abuela, que solo desea lo mejor para ella se lo permite, pero con la condición de que ha de escribirle con frecuencia contándole qué es lo que está aprendiendo de su querida hermana para ser como ella, una hermosa y elegante dama. Marianne marcha junto con su doncella Betsy y cuando anochece, un disparo las despierta, alguien entra en el carruaje, disparan a su cochero, le roban su medallón… ¡Han asaltado su carruaje! Mal heridas les toca llevar a cuestas al cochero que parece herido y está inconsciente dentro de la cabina y Marianne se ve en la obligación de dirigir a los asustados caballos hacia algún punto de luz hiriéndose las palmas de las manos, hasta que se detienen en una posada para pedir ayuda. Allí conocerá a un hombre del que solo sabrá su nombre y le hará experimentar extraños sentimientos en su inexperto corazón ¡Aquí comienza todo!
No sé cuál de las dos portadas me gusta más.

Vi cómo los labios de Philip esbozaban una sonrisa al mismo tiempo que los míos. Se inclinó un poco hacia delante.

- Prometo no amarla por compasión –murmuró
Me ruboricé ante la idea de pronunciar las palabras prometo y amar en una misma frase… dirigida a Philip. Sin embargo, tenía que devolverle la promesa o estaría siendo muy descortés.
- Y yo prometo no amarle por su fortuna.

Es maravillosamente entretenido, me ha hecho reír, no podía soltar el libro y me ha robado horas de sueño por no poder abandonarlo, pero me era imposible no seguir para saber cómo le iba a Marianne y a Philip, que por cierto, que hombre tan encantador… Me he enamorado del modo en el que Julianne ha descrito el carácter de este apacible hombre, el modo en que le vibraban los labios para evitar no reír, sus bromas, sus indirectas. Conversaciones y más conversaciones en la biblioteca, a caballo, en la cena, sobre el césped, en la galería de cuadros, en la posada. Que preciosa velada la de la posada, donde cada uno pudo ser uno mismo, sin títulos, sin formalidades, sin restricciones. Ha sido una deliciosa manera de cocer a fuego lento un amor inmortal. Podemos conocer en profundidad al personaje de Marianne, sus dudas, incertidumbres, la lealtad a su hermana, el descubrimiento de sus sentimientos, el como va encajando piezas, el desvelo del misterio sobre la identidad de Philip. Me han parecido unos personajes muy reales, aunque el mayor pero que le encuentro es, que Marianne es demasiado madura para tener solo 17 años, por eso es que a veces se me olvidaba, lo cual no me ha importado porque eso solo la ha hecho más cercana a mí.

Cuando Julianne Donaldson comenzó a describir Edenbrooke en el libro, simplemente me quedé sin palabras… Edenbrooke tenía todo cuando una persona podía soñar, para cualquier amante de la naturaleza, para esconderse entre los árboles, para refrescar los pies en el río, para pararse sobre el puente de piedra que hay sobre él, para pasear… De hecho, Edenbrooke existe, no quizás con ese nombre, pero sí la localización en la que la autora se basó. Puedo imaginarme a Marianne, la que siempre ha vivido a la sombra de su perfecta hermana, dando vueltas bajo esos maravillosos árboles siendo ella misma.

El libro me ha absorbido, hacía muchísimo tiempo que una novela romántica no me dejaba tan exhausta, añorando más, sintiéndome triste al ver que las páginas se me iban acabando. Marianne no es la chica refinada de los títulos románticos clásicos y Philip me ha sorprendido en todo momento, yo me iba esperando una reacción y él me dado otra, siempre imprevisible. Existe un amor tan puro entre ellos que solo se sienten dichosos cuando están juntos. Delicioso… si el libro pudiera comerse, sería mi plato favorito.

En definitiva, Edenbrooke es una novela romántica de tipo clásico (o cómo he leído por Internet: A proper romance)  donde también hallarás un poco de misterio, aventura, pretendientes, risas, de personajes muy bien elaborados. Una lástima que el segundo libro que sacó no me fascinase tanto como éste.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

*O* Por favor... lee bien la entrada antes de postear.
♥ Gracias ♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...