Este blog funciona mejor con
Google Chrome

11 ene. 2014

El monje [Libro]






El monje (1796)
By Matthew G. Lewis 
Número de páginas: 441 (edición digital)


 
El argumento:
 Ambrosio fue abandonado a muy temprana a edad en el monasterio de los capuchinos y los monjes vieron allí una oportunidad para instruirlo. Cuando cumplió los treinta años, era un apuesto monje que creaba multitudes en sus sermones de Madrid, su soberbia era inigualable al saberse tan merecedor de los aplausos que acompañaban al final de sus sermones, pero pronto un maligno emisario será enviado para que la tentación y el pecado lo deje corrupto de sus votos a Dios.



La primera vez que supe de este libro, lo escuché en la película de “La abadía de Northanger” (adaptación de la novela Jane Austen) Sentí curiosidad por las pocas referencias que allí se hacían de lo escandaloso del libro en términos obscenos, pero dada la época en la que se escribió, entendí que aquello de “obsceno” no podía pasar al modo escrito de un modo muy específico. Por lo que sentí curiosidad y le pedí ayuda a mi marido haciéndole saber que podría encontrarlo por el género romántico. Cuál no sería mi sorpresa al descubrir que no se hallaba en dicho género.
 
El monje, es una novela gótica, con historias de terror y cuando digo terror y lo uno a 1796 y me refiero a un terror ambiental casi siempre, las otras veces en verdad que a mí se me han puesto los pelos de punta o simplemente puede ser que yo no estoy acostumbrada a leer este tipo de novelas, lo que es seguro es que he acabado fascinada.

Por todo Internet tienes la seguridad de encontrar multitud de explicaciones a las críticas que hay entre líneas. El modo tan mordaz en que Matthew se mete de lleno en criticar la Inquisición española, el fanatismo de las personas que vivían bajo el influjo obligado en una época, donde la religión católica dominaba casi todos los ámbitos de vida. La crueldad del trato femenino cuando se nos atacaban como “brujas”, cuando nos insultaban por estar vinculadas al pecado del sexo masculino. La mujer, vehículo del mal por tentar al hombre y mientras éste saciaba su carnal apetito, dejaba a la mujer manchada, sin virtud y con la culpa de que nuestros encantos habían provocado a aquél que se deleitaba en nuestras formas. Yo creo (¬.¬) que más de uno debería de haberse arrancado los ojos cuando creyó que iba a pecar, en vez de echarnos el muerto y no asumir las propias consecuencias de sus actos.
 
Pero no me quiero centrar en aquello que ronda por todo Internet, de todas las lecturas que contiene sus páginas. Quiero deleitarme en presentar la historia de esta novela y he aquí que tenemos dos historias: una dentro del monasterio con Ambrosio, el monje y fuera del monasterio con Lorenzo y Don Raimundo. Dos historias que coincidirán a menudo en el camino.

Para empezar diré, que nada sabía yo de este libro. Ni siquiera el argumento y cuando comencé con la lectura me extrañé al pensar que estuviera ambientada en Madrid. Con nombres como: Antonia o Cristóbal. Con caracterizaciones tan españolas como: la siesta o mencionar a Cervantes. Me quedé boquiabierta, pero comencé a comprender de qué se trababa todo y me acomodé.

Es increíble cuan fuerte puede ser el poder del deseo. Nubla la mente para cometer atrocidades, rasgar el velo de la dulce ignorancia y llegar a extremos destructibles, pues la novedad de lo recién descubierto ciega el motivo de la anterior felicidad y acalla los remordimientos con consuelos pueriles, convirtiendo a una persona virtuosa en infame.
 
Aquí otra bonita e interesante anécdota, que me recuerda a mi querida Jane Austen. Matthew Gregory Lewis contaba con poco más de veinte años cuando escribió esta inteligente novela. En diez semanas se escribió. Era 1794 y dos años después la publicó de forma anónima. En 1798 se vio en la obligación de editar una segunda versión menos obscena que escandalizase menos a la sociedad británica, por lo que imagino que a día de hoy, todo entremos la segunda edición. 

La crítica mordaz a la monástica femenina, con la historia de Inés de Medina, deja una historia de lamentos y horror a su paso que no me atreví a leerla antes de dormir (y aún después soñé aquella noche con lo que tanto quería evitar)  Sin embargo, después de tanto horror descrito y personajes pueriles que el fanatismo religioso corrompió, no pude evitar sonreír a medida que se agotaban las páginas para comprobar, que todo tenía una recompensa y un castigo.

El personaje principal es Ambrosio, un niño que muy pequeño que llega al monasterio de los Capuchinos, abandonado por sus padres y es educado para una vida de retiro y estudio de Dios. Se convierte en el ejemplo de todos sus hermanos en virtud, paciencia, mandesumbre, severidad, fe, inteligencia y entrega. Con una promesa de que jamás saldría del monasterio y solo una vez en semana se dejaba ver en público para un sermón en la iglesia. Aquí surge su primer pecado, la soberbia. Pero el demonio está furioso de sus muchas buenas cualidades y envía a una persona para que lo corrompa haciéndole cometer todos los pecados posibles. 
 
Esto sucede dentro del monasterio. Fuera de este otra historia toma su fuerza y las riendas para unirse en ocasiones puntales a Ambrosio. Se trata primero de Alfonso de Alvarado y su amada Inés de Medina. “Las aventuras de Alfonso de Alvarado” nos relatarán su primer encuentro con Inés, como se enamora de ella y el arduo trabajo de alejarla de sus votos en el monasterio de Santa Clara. El hermano de ésta se unirá más tarde, Lorenzo con más aventuras, temores, amargura y felicidad.

Casi una tercera historia, que va unida a la de Ambrosia, es Antonia, su madre Elvira y su tía Leonela. Antonia es todavía casi una niña con todos los atributos de una mujer. Ella no entiende la sensualidad que despierta hasta que se ve atrapada entre los brazos menos deseados.

La venganza es el hilo conductor de toda la trama. Siempre encontrarás en todos los personajes el modo de buscar la satisfacción de su dolor o humillación. Lo ideal sería leer esta novela con los ojos puesto en el siglo XVIII, de este modo se comprenderá mejor y se vivirá con más agitación, todos los problemas que se suceden en esta historia de más de doscientos años.

El monje es un libro que te conducirá por bóvedas recubiertas de cráneos, tibias, cuerpos en descomposición, hechicería, tumbas, amores no correspondidos. Veremos castillos con muertos que no mueren y un mundo de fanatismo, blasfemia, pecado y corrupción. Una novela época, tétrica, escabrosa que refleja la denuncia de Matthew a la Inquisición Española. Curiosa cuanto menos, con sorprendentes giros de guión, con el clero muy mal parado dada la influencia brutal de la religión católica ¿Te atreves a temblar y amar?













Si tienes móvil, también tienes mi blog ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario

*O* Por favor... lee bien la entrada antes de postear.
♥ Gracias ♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...